Sanidad recorta en atención psicológica y suprime servicios para niños y mujeres

La atención que prestan los psicólogos clínicos en los centros de salud mental y el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) no se libra de los recortes. El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha reducido la plantilla de psicólogos del área sanitaria IV -con Oviedo como cabecera y más de 300.000 habitantes- en un 22,2 por ciento, suprimiendo cuatro de los dieciocho especialistas que la formaban.

La Sociedad de Psicología Clínica Asturiana (Sopca), que ostenta la representación del 75 por ciento de los profesionales que trabajan para el Sespa, denuncia el ajuste de profesionales y sus consecuencias. Su presidente, Juan García Haro, afirma que el Sespa ha suprimido la atención psicológica del programa de enlace de la unidad de trasplantes hematopoyéticos, tampoco hay psicólogos en el hospital de día de la unidad de trastornos alimentarios ni en la unidad de hospitalización infanto-juvenil, todas en el HUCA.

Además, continúa, la merma de personal ha reducido la atención en el centro de salud mental infanto-juvenil, al que acuden niños y adolescentes hasta los 15 años. Antes disponía de tres psicólogos y ahora todo el trabajo recae en uno.

El centro de atención psicosocial a la mujer, en La Ería, es otro de los damnificados por el recorte. «Lo han desmontado», sintetiza Andrés Cabero, otro miembro de Sopca. Antes había tres psicólogos que atendían a las mujeres víctimas de violencia de género y malos tratos en general, ahora de ese servicio se ocupan tres profesionales que trabajan a media jornada en diversos centros de salud mental.

La precarización del servicio se ha acentuado en los últimos seis meses, según Sopca, pero la situación de partida tampoco era buena, dicen. Asturias es la única comunidad de España, junto a la ciudad autónoma de Melilla, que no ofrece atención psicológica en la unidad de hospitalización de enfermos agudos, indican. Tampoco hay psicólogos, añaden, en la unidad de trastornos alimentarios, ni siquiera en la unidad de adicciones.

«Estamos bajo mínimos», sostiene Cabero. En el año 2007, según los últimos datos de que dispone la Sopca, de los 42 profesionales que había en Asturias 18 eran interinos, en Asturias la temporalidad alcanzaba a más del 42 por ciento. En Oviedo era peor: 7 interinos de 14. Desde 2009 no ha habido incorporaciones a la plantilla.

 

Fuente: La Nueva España